ITV fundamental para las transacciones de coches usados

La tarjeta de ITV (TITV), conocida también por la tarjeta técnica del vehículo, es un documento que permite conocer el estado e historial del mismo a lo largo de su vida útil, pasando a ser clave en el momento de adquirir un coche de ocasión; ya que evita errores en la información proporcionada durante el proceso de compra-venta, confirmando que el vehículo es el mismo que se describe en los documentos legales.

También el número de bastidor o VIN, se puede acceder a la información sobre accidentes, reparaciones importantes, registro de propietarios anteriores y reclamaciones del seguro, así como que el vehículo esté libre de pagos pendientes o problemas legales.

Es recomendable que a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano, también puede ser de gran ayuda realizar una ITV voluntaria. Es una herramienta que permite asegurar al comprador que el coche que va a adquirir se encuentra en buen estado y al vendedor le permite ofrecer una garantía del buen funcionamiento del vehículo. En algunas ocasiones los automóviles usados pueden presentar problemas complejos que no se detectan a simple vista y que únicamente se pueden ver a través de una comprobación completa como la que realizan las estaciones de ITV que incluye: el motor, el alumbrado, los frenos, las emisiones de gases, entre otros sistemas.

La correcta identificación de los vehículos es uno de los aspectos que se comprueban durante la inspección técnica, se comprueba que el vehículo no está implicado en alguna manipulación por sustracción o que tenga alguna irregularidad legal.

 

Fuente:  La ITV, proceso clave en la compra-venta de vehículos de ocasión 

Leave a Reply