Cuidado con tu coche: estos son los elementos que más fallan en verano

Las altas temperaturas pueden dañar las distintas partes de los automóviles, aumentado la posibilidad de tener un incidente en la carretera. AECA-ITV ha elaborado una lista detallando cuáles son:

1. El motor
Es una de las partes más sensibles a unos grados elevados es el motor. Si en pleno viaje este empieza a calentarse muy por encima de lo normal, lo aconsejable es parar, no solo para evitar que se termine de romper sino para evitar que afecte a la culata o a cualquier otro elemento.

Así, lo mejor es esperar un rato a que baje la temperatura del motor y revisar los niveles del líquido refrigerante. De hecho, es muy importante chequear este nivel y estado de todos los líquidos del vehículo (refrigerante, frenos, aceite, limpiaparabrisas, entre otros) de forma habitual, aunque con más incisión antes de emprender cualquier viaje, en especial durante los meses de verano.

2. El turbo-compresor

El compresor es uno de los componentes que más sufren con las altas temperaturas debido a que, por su ubicación, no es de fácil acceso para la refrigeración y es el propio aceite el que se encarga de lubricarlo y refrigerarlo. Para evitar que esta parte del coche se dañe es recomendable que, una vez haz llegado al destino, se deje el motor encendido un par de minutos para refrigerarlo y evitar apagarlo de golpe, puesto que esta grasa se deteriora y daña el eje de la turbina.

4. Los frenos

El peso de más que le pongamos al vehículo afecta a la velocidad que podamos alcanzar pero también a la presión a la que sometemos a los frenos. Esto, unido al calor, hace que esta parte se caliente más de lo normal y se vean mucho más expuestos a roturas, lo que puede suponer un incidente muy grave si estamos en la carretera.

Así, para evitar cualquier problema con los frenos, se debe revisar el nivel de líquido. También sería apropiado cambiar este producto antes de iniciar cualquier viaje o según las prescripciones indicadas por el fabricante del vehículo.

5. El aire acondicionado

Y es que los cambios de temperatura a los que está sometido el vehículo pueden hacer aparecer pequeñas fugas de gas en el sistema, sobre todo si lleva muchos meses sin usarse.

Una recarga de gas cada dos años puede servir para mantener un correcto funcionamiento de esta fuente de aire tanto caliente como fría, aunque lo recomendable es realizar una revisión del circuito según indique el fabricante de nuestro coche.

Desde la AECA-ITV también recuerdan la importancia de tener la inspección técnica (ITV) en regla, ya que de esa forma nos garantizamos que el vehículo cumple con los estándares mínimos de seguridad y medio ambientales para circular.

Fuente: https://www.elplural.com/motor/

Leave a Reply